Carta del rector

Bogotá, 19 de noviembre de 2018

Apreciada comunidad unicentralista:

El escritor francés André Maurois explicó, en un ensayo corto, que para formar el espíritu no basta prestar atención al maestro, sin importar qué tan bueno sea. Resulta necesario —decía— que el estudiante realice una aproximación individual, autónoma, al saber, y se aplique al estudio de los conocimientos y recuerdos acumulados por las generaciones que nos han precedido, todos ellos dispuestos en las bibliotecas.

El valor de las bibliotecas en la transferencia y generación de conocimiento

¿Qué tan importantes son estos espacios para la construcción y el sostenimiento de la cultura, y para la generación de conocimiento? Para un escritor tan prolífico y cosmopolita como Borges la biblioteca era, además de la memoria de la humanidad, la imagen con que se figuraba el Paraíso. Muchas veces dijo que los tesoros que alimentaron sus años de infancia fueron los libros de la biblioteca paterna. Estos le revelaron misterios, mapas, ilustraciones y saberes varios, y, ante él, desfilaron autores como Twain, Dickens, Carroll y Cervantes. Federico García Lorca, a su vez, diría en su “Alocución al pueblo de Fuente Vaqueros” que el hombre no solo vive de lo que come, sino también de lo que sabe, y que las bibliotecas y sus libros constituyen una reivindicación cultural que permite saciar el hambre espiritual de los pueblos.

Como fenómenos culturales e históricos, las bibliotecas se han transformado y tanto el cometido como el funcionamiento de las mismas han tomado nuevos rumbos. En sus orígenes, por ejemplo, tuvieron una naturaleza más cercana de lo que hoy se considera un archivo. Hay que recordar que la palabra biblioteca deriva de la expresión griega βιβλιοθήκη (bibliothēke), compuesta por βιβλίον ('biblíon', 'libro') y θήκη ('théke', 'armario, caja') y se refería al lugar donde se guardaban los libros. Con el tiempo, hubo un salto de la lógica de almacenamiento a la lógica de flujo, que hoy día nos es familiar, mediante la transferencia de contenidos a nuevos soportes (la digitalización, por ejemplo), la creación de contenidos en línea, la producción y difusión de recursos, y la descripción de metadatos.

Hacia dónde vamos: el Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación

La sociedad de la información y el conocimiento ha revolucionado la labor de las bibliotecas, en particular, de las universitarias. Como resultado de los últimos desarrollos en las TIC, la forma de acceder y utilizar la información en procesos de enseñanza, aprendizaje e investigación ha sufrido transformaciones que han llevado a la conformación de ambientes educativos donde la cultura impresa perdió su hegemonía y donde la comunicación adquirió nuevas dimensiones. La gestión de la información para apoyar la transferencia de conocimiento en ambientes virtuales de aprendizaje ha propiciado en la actualidad el empleo de métodos de enseñanza más activos, basados en el autoaprendizaje, el estudio individual y el uso intensivo de herramientas y recursos electrónicos.

Para la Universidad Central es prioritario brindar mejores recursos y servicios para fortalecer los procesos misionales, estratégicos y de apoyo institucionales. Con esta finalidad, se identificaron necesidades importantes con respecto a la modernización de la planta física, recursos tecnológicos y procesos propios de la Biblioteca, tal como se indica en nuestro Plan de Desarrollo Institucional 2016-2025 (PDI). Por ello, luego de revisar las tendencias internacionales y las necesidades y demandas de los estudiantes, docentes y egresados unicentralistas, nuestra biblioteca ha iniciado un proceso de transformación para consolidarse como un Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI).

Este tránsito ha supuesto para la dependencia el fortalecimiento de sus servicios y recursos físicos y digitales; cambios en su estructura funcional de procesos y procedimientos, así como de cultura organizacional; la formulación de una agenda cultural y académica con programas de promoción de lectura y talleres para el aprovechamiento de los recursos ofertados; el robustecimiento de sus centros de documentación, la creación del Repositorio Institucional, la implementación de una plataforma de última generación en sistemas de gestión —que nos deja a la vanguardia de las bibliotecas en el mundo—, y la adecuación de la infraestructura física que se integrará al Proyecto Campus, actualmente en desarrollo. Conviene resaltar, en particular, el gran esfuerzo que se ha realizado para mejorar los servicios virtuales institucionales. El aumento entre 2017 y 2018 del número de bases de datos especializadas —de 46 a 109—, de libros electrónicos —de 160.492 a 215.000—, de objetos digitales indexados en el repositorio institucional —más de 1.400—, y la adopción de ALMA, sistema de gestión de última generación que facilita la integración de los recursos bibliográficos, son la mejor evidencia de que se han realizado múltiples acciones que potencian la renovación de la Biblioteca.

El CRAI de nuestra Institución, de esta manera, integra todos los recursos físicos y digitales actualizados para respaldar las dinámicas académicas y los procesos de interacción social. También para potencializar la visibilidad institucional externa al garantizar la publicación, socialización y puesta en circulación de los productos de investigación y creación artística desarrollados en la Universidad. Así lo propone nuestro Plan de Mejoramiento Institucional 2017-2020 (PMI).

¿Qué servicios ofrece nuestra biblioteca?

  • Consulta en sala y préstamo: Haciendo uso del carné, los unicentralistas pueden ingresar a los espacios de consulta de material bibliográfico disponible en nuestras dos sedes y llevar en préstamo externo libros de colección general, de reserva, de referencia, revistas, películas y videos, tesis, partituras, etc. Si algún miembro de la comunidad considera que hace falta alguna referencia en los estantes institucionales o que es importante contar con copias adicionales de algún texto, puede recomendar títulos para su posterior adquisición.
  • Acceso a bases de datos bibliográficas: Son colecciones de publicaciones impresas, documentos audiovisuales, gráficos, sonoros, textos científicos y archivos de diferentes áreas del saber, en formato electrónico, que pueden consultarse en línea, todos los días del año, las 24 horas del día. Si un estudiante, docente, egresado o investigador necesita saber qué registros bibliográficos se han publicado sobre un tema de su interés puede localizar esta información buscándola en la base de datos que exista sobre su área de investigación o en alguna de carácter multidisciplinar.
  • Repositorio UC: Es la unidad encargada de gestionar la producción de conocimiento de la Universidad. En esta, se depositan, en formato digital, materiales derivados de las actividades científicas o académicas institucionales de diferente orden. Permite, por tanto, preservar, difundir y facilitar el acceso a documentos como tesis, pósteres, material audiovisual, revistas institucionales, normativas, entre otros.
  • Libros electrónicos: La biblioteca cuenta con más de 200.000 libros electrónicos suscritos en diversas plataformas y repositorios digitales multidisciplinares que pueden ser consultados en cualquier espacio y horario.

Las puertas de nuestra biblioteca siempre están abiertas para toda la comunidad. Queremos que estudiantes, docentes, egresados, investigadores y funcionarios pasen de ser usuarios potenciales de este espacio a ser usuarios reales. Nos interesa que aquellos de ustedes que aún no usan los servicios y materiales que se ofrecen en la biblioteca se sientan motivados a visitar nuestros espacios físicos, sí, pero también nuestra plataforma virtual, haciendo clic desde la comodidad de su casa. Un buen aprendizaje es activo, no pasivo, y como complemento perfecto al conocimiento brindado en las aulas de clase, talleres y laboratorios, aparece la biblioteca, un espacio interactivo que apoya y sustenta el proceso educativo y el crecimiento profesional de nuestra comunidad.

Un saludo afectuoso,

Firma

Conozca todas las Cartas del Rector en el siguiente artículo